Derechos Humanos

Published on lunes, 21 noviembre 2016

“Como actor líder a nivel global, Enel sabe a ciencia cierta que se necesitan directrices bien definidas para promover y defender los Derechos Humanos en cada una de sus actividades y a lo largo de toda la cadena de abastecimiento, con principios y prácticas uniformes y al mismo tiempo adecuados para cada contexto local donde se opera.”

Por ello en 2013 el consejo de cada una de las empresas que componen el grupo redactó y aprobó una política específica inspirándose en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y las Directrices de las Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos. El documento completa e integra una serie de reglamentos ya operativos como, por ejemplo, el Código Ético, el Plan de Tolerancia Cero a la Corrupción y el Modelo 231.

La política se aplica tanto a los contextos de trabajo como a las relaciones con las comunidades locales e implica a todos los que colaboran con el Grupo Enel, incluso a los proveedores. 

“Tanto Enel como las empresas de abastecimiento se comprometen a luchar contra cualquier tipo de discriminación, abuso, trabajo forzado, trabajo infantil, intento de corrupción, limitación de los derechos sindicales y violación de la intimidad. ”

Enel evalúa de manera directa la aplicación de estos principios con la colaboración de las partes interesadas, las cuales pueden informar de las eventuales irregularidades a nuestro sistema de revisión, incluso de forma anónima.